Cada cosa hay que llamarla por su nombr

Loading...
***> REGALANOS UN ME GUSTA Y GANALE A LA DICTADURA<***

CADA COSA POR SU NOMBRE

Todos hemos sabido de alguien que ha pasado por severos inconvenientes para el ejercicio de sus deberes o derechos ciudadanos por un cambio, voluntario o no, en el nombre que aparece en su Cédula de Identidad. Igual sucede con todo lo que pretenda estar dentro de la legalidad, por eso pretendo revalidar el nombre que la Asamblea Nacional usó en el  Acuerdo sobre el Rescate de la Democracia y la Constitución: “consulta popular”. Se usó porque así está contemplado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, especialmente en sus artículos 70 y 187 sobre las formas de participación y sobre la facultad que tiene la AN para “organizar y promover la participación ciudadana en los asuntos de su competencia”.  Y a nadie cabe duda de que es de su competencia el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente por quien sólo está facultado para proponer la iniciativa y se ha negado a someterla a la decisión del pueblo, depositario exclusivo del poder constituyente originario.

Claro que la consulta popular convocada por la AN es de características plebiscitarias, pero en la CRBV no aparece el término “plebiscito”. Claro que está dirigida al pueblo en el que reside la soberanía popular, así que puede considerarse una “consulta soberana” y que su resultado sería una “decisión soberana”, pero tampoco estas se mencionan en nuestra Carta Magna. En cambio, la “consulta popular” tiene la promesa de arrojar decisiones vinculantes, según el artículo 70 CRBV.

Y siendo que nos hemos acogido al artículo 333 CRBV intentando el  restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución Nacional, esto no es un error menor ni un detalle leguleyo. Al contrario, denominarla de otras formas ha permitido que los detractores externos e internos vociferen que la propuesta no es constitucional y confundan el mensaje. A esto se han prestado incluso los encargados de marketing de los partidos políticos difundiendo materiales con cuantos nombres se les han ocurrido, menos con el único que nos da poder constitucional.

Revelando así hasta qué punto está complicado el panorama político, siendo tan claro el institucional. Las noticias de la última semana han provocado giros notorios y predicen los que vendrán. Mientras los liderazgos internos entran en una etapa de forcejeo y la dictadura campea, nuevos actores seguirán cayendo  de cualquier helicóptero de la antipolítica. Nos conviene afinar las pinzas para tomar nuestras decisiones dentro del orden republicano.

Así que a las cosas, por su nombre: ¿Mañana domingo está convocada una “consulta popular” de resultados vinculantes? Sí. ¿La censura o autocensura son otra señal más de que estamos en dictadura? Sí. ¿Queda claro cómo se puede conformar “un Gobierno de Unión Nacional para restituir el orden constitucional” dentro del propio ámbito constitucional? No.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *